A-nadie-le-amarga-un-dulce

la vida a mi propio modo hasta el final.